PATOLOGÍAS

Patologías y situaciones clínicas en las que está probada la eficiencia de la Internación Domiciliaria:

  • Pacientes que sufrieron accidentes cerebros vasculares.
  • Patologías terminales de cualquier tipo.
  • Enfermos crónicos que necesitan respaldo médico sistemático.
  • Enfermos con reposos obligatorios o imposibilitados de deambular.
  • Pacientes oncológicos.
  • Postoperatorios que permitan externación temprana.
  • Pacientes con patologías agudas que permitan tratamiento en domicilio. (Ej.: neumonía lobal, etc.)
  • Pacientes con discapacidades.
  • Pacientes en estados vegetativos que no necesiten infraestructura mayor.
  • Pacientes con arteriosclerosis avanzada.
  • Pacientes con úlcera varicosa extensa.
  • Alcohólicos crónicos con deterioro físico.
  • Enfermos de Hepatitis.
  • Pacientes con insuficiencia respiratoria moderada.
  • Descompensación diabética que no requiera internación sanatorial.
  • Pacientes con artritis reumatoidea invalidante.
  • Pacientes con síndromes depresivos.
  • Pacientes neurológicos.
  • Pacientes bronquíticos crónicos y enfisematosos.
  • Pacientes con cardiopatías.
  • Pacientes con problemas vasculares periféricos.
  • Pacientes con intercurrencia de enfermedades crónicas.
  • Pacientes con patologías psiquiátricas tratables en domicilio.
  • Prevención y tratamiento de escaras.
  • Nutrición enteral y parenteral.